Ruta en la provincia de Badajoz (4 días)

Booking.com

Plaza Alta de Badajoz

A pesar de que Badajoz está a dos pasos de la frontera con Portugal, la verdad es que muchos viajeros miran a Badajoz solo como un destino de paso, en el camino a otras paradas más mediáticas o monumentales. Por desgracia, diría yo, porque la provincia de Badajoz, como toda Extremadura, tiene numerosos motivos de interés.

De hecho, Badajoz es una provincia muy vasta y con mucho que visitar. Empezando por la ciudad homónima, capital de la provincia – vale la pena invertir algún tiempo en decidir qué hacer en Badajoz! Pero hay más. En este sentido, comparto en este artículo mi itinerario en Badajoz, día a día, para que pueda adaptar el itinerario a sus gustos personales y objetivos del viaje. Fueron sólo cuatro días (contando con los desplazamientos hacia y desde el puerto), pero muy bien aprovechados, incluyendo paseos para observación de aves, iglesias y monumentos, atracciones urbanas y, por supuesto, buena comida.

Dicho esto, enfréntate a este itinerario de viaje a Badajoz como punto de partida para elaborar su propio itinerario, de acuerdo a sus intereses y tiempo disponible. Vamos a eso!

Mi guión en Badajoz

Día 1: viaje de ida y Badajoz

Visitar Badajoz
Vista de la ciudad desde la Alcazaba de Badajoz, con la Torre de Espantapierros en primer plano

Por la mañana, y después de ir al aeropuerto Francisco Sá Carneiro levantar el coche alquilado, me hice a la carretera camino a Badajoz. Llegué a media tarde y, dado que en esta época del año (diciembre) anochece muy temprano, me dirigí directamente al centro histórico de Badajoz para fotografiar. No había ya mucho tiempo de luz, por lo que no entré en iglesias o museos; vagé, eso sí, por la Plaza Alta, por la Alcazaba y por las callejuelas del casco viejo sin rumbo predefinido.

Hasta que bajé a las orillas del Guadiana, junto al Puente de Palmas, donde presencié un espectáculo de color inolvidable justo después de la puesta del sol. El río se tiñó de amarillos, naranjas y violetas, proporcionando un escenario visualmente extraordinario para terminar en belleza las primeras horas de explorar Badajoz.

Dormida: NH Gran Hotel Casino de Extremadura, cerca del centro de Badajoz.

Ver también el artículo sobre dónde alojarse en Badajoz para saber cuál es la mejor zona de la ciudad para alojarse.

Día 2: Badajoz y Olivenza

Castillo de Olivenza
Castillo de Olivenza, en la provincia de Badajoz

Me desperté temprano en la mañana con un objetivo bien definido: dar un paseo para observar las aves que habitan en el Guadiana. Me esperaba Francisco Peláez, más conocido por Paco, director de la Escuela de la naturaleza Geo2 y profundo conocedor de las aves que pasan por Badajoz. Fue una especie de observación de aves urbano absolutamente impresionante; cualquiera que no sepa qué hacer en Badajoz, debería considerar seriamente ponerse en contacto con Paco.

Luego fui al encuentro de Maribel Paredes, guía local que se aseguró de llevarme a conocer algunos rincones de Badajoz, incluyendo callejuelas, monumentos, museos e incluso una galería de arte instalada en una antigua iglesia. Valió la pena!

Después de un almuerzo tardío, fui todavía a visitar Olivenza en compañía de Joaquín Becerra, profundo conocedor de la ciudad, que hizo también punto de mostrarme Puerto Villareal de Olivenza, con Juromenha en telón de fondo en la orilla opuesta del río Guadiana.

Para terminar el día en belleza, me dirigí a un antiguo convento franciscano, que data del siglo XVI, de su nombre Monasterio de Rocamador, actualmente transformado en hotel de enoturismo. Para explicar cuán distintiva fue la experiencia, bastará quizás decir que la cena fue servida en una antigua capilla del convento.

Dormida: Hotel Monasterio de Rocamador (8 8.9), un hotel rural entre Badajoz y Zafra.

Día 3: Zafra

Zafra, Extremadura, España
Plaza Grande de Zafra

La mañana del tercer día del itinerario en Badajoz se dedicó a conocer un poco mejor la relevantísima industria de la producción del cerdo ibérico en tierras de montado. Lo hice en compañía del maestro Pepe Alba, cortador de jamón profesional, profundo conocedor de la actividad, y dinamizador del llamado Turismo del Jamón.

La tarde, esa, fue dedicada a explorar por mi cuenta la hermosa ciudad de Zafra(me gustó mucho !), antes de dirigirse a las inmediaciones del original edificio conocido como El Capricho de Cotrina, con notorias similitudes con el estilo arquitectónico de Antoní Gaudí. Estaba seguro de que este podría ser el punto culminante de este itinerario por la provincia de Badajoz, pero desafortunadamente, los propietarios no estaban disponibles para mostrarme la casa. Fue un balde de agua fría monumental, pero al menos estoy seguro de que tengo que volver a Zafra para visitar El Capricho de Cotrina.

Después de salir definitivamente de Zafra, tiempo para una rápida visita a las Bodegas Martínez Paiva, ya en camino a Mérida, punto final en el itinerario por el sur de la provincia de Badajoz.

Dormida: Hotel Ilunion Mérida Palace (8 8.8), un hotel de lujo muy bien situado.

Día 4: Mérida y viaje de regreso

Estatua en el teatro romano de Mérida
Estatua junto a la entrada del teatro romano de Mérida

Día para explorar la monumental ciudad de Mérida, una de las urbes más visitadas de la provincia de Badajoz. Por mi parte, ya conocía los encantos de la Mérida monumental, fruto de un anterior itinerario en Extremadura centrado en regiones más al norte (la bellísima Cáceres, el Parque Nacional Monfrague y la encantadora Trujillo, entre otras). Me limité, pues, a dar una vuelta matutina para revisar algunos sitios y pasear sin rumbo por el centro histórico de Mérida.

Para terminar el itinerario en Badajoz, todavía pensé regresar a Zafra y finalmente visitar El Capricho de Cotrina. Incluso llamé para ver si estaban abiertos. Y estaban; pero tenían todas las visitas cumplidas para ese día (sábado), por lo que Citas ya sólo para el domingo.

Por lo tanto, emprendí el regreso a Portugal, teniendo un viaje de sensiblemente cuatro horas para hacer hasta Oporto. Era el final de este viaje de cuatro días por la provincia de Badajoz, en la Extremadura española; que, conjugado con un anterior paso por Mérida y Cáceres, permitió conocer buena parte de sus principales atractivos.

En resumen, valió la pena explorar una región que tenemos la costumbre de devaluar. Ahora puedo confirmar que Badajoz es mucho más que un lugar de paso…

Otras cosas que visitar en Badajoz

Por lo demás, hay un conjunto de otras cosas que había considerado hacer en mi guión en Badajoz, pero que, por una razón u otra, finalmente no concreté. El tiempo nunca da para todo! Estas son algunas de las actividades que también vale la pena visitar:

  • Visita a la pequeña ciudad de Jerez de los Caballeros;
  • Conocer la casa El Capricho de Cotrina (el “Gaudí de Extremadura”);
  • Visita a la Ermita Virgen del Ara.

Como se puede ver, no falta qué hacer en la región!

Ver también el guión de Cáceres, Monfrague, Trujillo y Mérida.

Guía práctica

Cómo llegar a Badajoz

La ciudad de Badajoz se encuentra a poco más de 10 km de Elvas, junto a la frontera entre Portugal y España. Para aquellos que viajan sin su propio automóvil, la mejor manera de llegar a Badajoz desde Lisboa es en autobús. Los viajes duran alrededor de cuatro horas, con precios que comienzan en 6€ por viaje. Ver horarios en sitio CheckMyBus o directamente en las empresas de transporte FlixBus e Alsa.

Dicho esto, naturalmente, es muy difícil hacer este itinerario en la provincia de Badajoz en transporte público, por lo que lo recomiendo encarecidamente…

Booking.com

Artículo publicado en www.almadeviajante.com

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Esta página web hace uso de enlaces de afiliado. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar