Monasterio de Alcobaça, eternizando el amor de Pedro y Inés

Booking.com

Fachada principal del Monasterio de Alcobaça

Clasificado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, el Monasterio de Alcobaça impresiona tanto por su sencillez desarmador como por sus dimensiones.

La construcción del templo religioso comenzó en 1178, con la inspiración de la abadía de Claraval (en Francia), sede de la Orden de Cisterh. El Monasterio de Alcobaça fue construido así en un estilo llamado Gótico Primitivo, que tiene su máximo exponente en la Catedral de Notre-Dame en París.

La nave central es grandiosa, pero al mismo tiempo simple y poco ornamentada, tal vez evidencia del despojo de la época medieval. El contraste con la extravagancia en llamas de la vecino Monasterio de Batalha salta a la vista.

Abadía de la Orden de Cisterus en Alcobaça
Vista de una habitación interior de la abadía

Pero eso no es todo. La trágica pasión de D. Pedro y D. Inês de Castro se inmortaliza precisamente en el Monasterio de Alcobaça – es allí donde se encuentran sus tumbas, cara a cara, como para recordar que el amor es eterno.

Eso es todo lo que fui a visitarlo durante un viaje a través de la región central del país; y cuya experiencia ahora comparto. Aquí está, por lo tanto, una guía detallada para aprovechar mejor la visita al Monasterio de Alcobaça.

Guía para visitar el Monasterio de Alcobaça

En esta guía, explico las zonas visitables más emblemáticas del monasterio de Cistercense instaladas en Alcobaça, a saber, la nave central, las tumbas de D. Pedro y D. Inês, los claustros, la cocina y el refectorio, e incluso las habitaciones donde los monjes pernoctan. ¡Hagámoslo!

Las referencias históricas y las descripciones arquitectónicas, que requieren rigor y amplia experiencia, se toman en gran medida de la sitio web oficial del monasterio.

Nave central de la iglesia

Nave central del Monasterio de Alcobaça
La gran y pequeña nave central ornamentada del Monasterio de Alcobaça

Consagrada en 1252, la iglesia del Monasterio de Alcobaça es el primer ejemplo del portugués gótico. Sus dimensiones y la notable elegancia de las proporciones, combinadas con la ausencia de motivos decorativos, destacan la simbiosis perfecta entre piedra y luz.

No hay manera de permanecer indiferente a la magna simplicidad de la nave central. La iluminación se extiende a través de la gran rosácea, los tramos laterales de la parte delantera, las rosáceas y ventanas de las dos tapas del crucero y las altas ventanas del cabecero – en conjuntos de luces sublimes.

Es precisamente en el crucero, al final de la nave central, donde se encuentran las tumbas de D. Pedro y D. Inês de Castro – la siguiente parada en la visita al Monasterio de Alcobaça.

Tumba de D. Pedro

Tumba de D. Pedro
Tumba de D. Pedro

La trágica pasión de D. Pedro y D. Inês de Castro se inmortaliza en el Monasterio de Alcobaça. Se dice que las tumbas fueron “colocadas cara a cara, para que los dos amantes puedan volver a encontrarse en el Día de la Resurrección”.

Con respecto a la tumba de D. Pedro, punto culminante visual para la rosácea grabada en el cabecero, con dos bandas circulares concéntricas donde se representan la Rueda de la Vida y la Rueda de la Fortuna. El resto de la decoración está predominantemente llena de nichos que contienen pasajes de la vida de San Bartolomé.

Es, en todos los niveles, una pieza arquitectónica extraordinaria.

Tumba del rey Inés

Tumba de D. Inês de Castro
Tumba de D. Inês de Castro

Justo al lado de la tumba de D. Pedro está la de D. Inês de Castro, basada en seis soportes cuyas figuraciones se refieren a seres híbridos (con rostros humanos y cuerpos de animales).

La decoración de la tumba muestra escenas figurativas del Nuevo Testamento – entre otras – pero es probablemente un escudo de Portugal el que más llama la atención.

Capilla de relicario

Vista como una de las joyas del Monasterio de Alcobaça, la Capilla del Relicario integra la llamada Nueva Sacristía. Se compone de una estructura dorada que cuenta con una delicada decoración barroca, con casi 90 esculturas recogidas en nichos, y coronadas por un techo de piedra tallada.

Desafortunadamente, creo que la Capilla del Relicario estaría cerrada cuando visité el Monasterio de Alcobaça, así que no tuve la oportunidad de conocerla.

Claustro de D. Dinis

Visita Monasterio de Alcobaça: Claustro de D. Dinis
Claustro de D. Dinis

El claustro medieval totalmente abovedado y único del Monasterio de Alcobaça, el Claustro de D. Dinis fue el centro neurálgico de la abadía, y el paso obligatorio de acceso a todas las instalaciones. La literatura oficial garantiza ser uno de los claustros más bellos del portugués gótico.

Cocina del Monasterio de Alcobaça

Cocina del Monasterio de Alcobaça
La gran chimenea de cocina del Monasterio de Alcobaça

No esperarías algo tan grande en un contexto de despojo, tan sorprendente es lo menos que se puede decir de la cocina del Monasterio de Alcobaça.

Junto a la cafetería, la cocina tiene en el centro una gran chimenea forrada de azulejos; y, al fondo, un tanque con agua corriente de Levada. ¡Es, en mi modesta opinión, un hermoso espacio!

Refectorio del Monasterio de Alcobaça

Refectorio del monasterio
Púlpito del Lector, en el refectorio del Monasterio de Alcobaça

Situada junto a la cocina actual, el refectorio del Monasterio de Alcobaça es una sala que sorprende no sólo por sus dimensiones, sino principalmente por el cuidado arquitectónico de un espacio que esperaría más frugal.

Punto culminante visual para el llamado Púlpito del Lector, donde un monje se encargaba de la lectura sagrada durante las comidas.

dormitorio

Dormitorio del Monasterio de Alcobaça
El dormitorio descuartizado de los monjes cistercense

No menos extraordinario es el dormitorio donde los monjes pasan la noche. Situado en una planta superior y con acceso visual al crucero de la iglesia (parece que había una escalera que permitía el acceso a la iglesia, actualmente inexistente), el dormitorio tiene frugal y despojado.

En ese momento, en ausencia de células individuales para los monjes, el espacio funcionaba como una camarata real. Según las explicaciones del guía que acompañó mi visita, los monjes dormían uno al lado del otro, con la cabeza contra la pared y el cuerpo perpendicular.

Teniendo la posibilidad de permanecer allí solo unos minutos, en silencio, el dormitorio resultó ser, inexplicablemente, uno de los espacios que más me conmovió.

Véase también el artículo sobre qué hacer en Alcobaça y otro con un guión en el centro de Portugal.

Guía práctica

Cuándo visitar Alcobaça

En teoría, se puede visitar Alcobaça durante todo el año, pero tal vez la primavera y el otoño son los momentos más bellos. Además, si decides hacer una escapada a Alcobaça durante el verano, ten en cuenta que las temperaturas pueden ser muy altas, especialmente a primera hora de la tarde. Si es posible, evite los fines de semana.

Cómo visitar el Monasterio de Alcobaça (ubicación, horarios y precios)

El Monasterio de Alcobaça está en el corazón de la ciudad, por lo que no hay tonto alrededor.

Horarios

En cuanto a los horarios, el monumento está abierto todos los días de 9:00 am a 6:00 pm de octubre a marzo; cierre una hora más tarde en los meses restantes. La taquilla cierra 30 minutos antes.

El Monasterio de Alcobaça cierra al público el 1 de enero, domingo de Pascua, 1 de mayo, 20 de agosto y 25 de diciembre.

precios

La entrada al monasterio de alcobaça cuesta 6 € por persona. Hay una entrada combinada llamada Billete del Patrimonio Mundial, que permite el acceso al Convento de Cristo (Tomar), el Monasterio de Alcobaça y el Monasterio de Santa Maria da Vitória (Batalha) por 15€; tiene una validez de 7 días.

Por último, tenga en cuenta que los domingos y festivos la visita al Monasterio de Alcobaça es gratuita para los residentes en territorio nacional.

Excursión a Alcobaça desde Lisboa

Si prefiere visitar el Monasterio de Alcobaça desde Lisboa en un recorrido organizado, vea el programa Desde Lisboa: Excursión a Fátima, Batalha, Alcobaça y Óbidos en GetYourGuide.

Dónde alojarse

No hay escasez de hoteles en Alcobaça con una excelente relación calidad-precio. Desde el principio, el tradicional Hotel Santa María, tres estrellas, que funciona bien la función y tiene una ubicación muy céntrica. Lo mismo puede decirse de la Albergue Rossio Alcobaça, un alojamiento barato para los viajeros de espíritu joven.

Más lujosas y exquisitas son las habitaciones de la magnífica Nueva fuente challet, una excelente opción de alojamiento si se puede – y desea – gastar un poco más.

Fuera de la ciudad, pero no menos reecomendable, el Su Hotel &Spa Alcobaça (antiguo Hotel Termas da Piedade) ofrece comodidades específicas para un gran hotel (piense en habitaciones grandes, piscinas y campo de golf).

Por último, para un rústico, inusual y en contacto con la naturaleza, considere las deliciosas cabañas en estacas de la Parque de los Monjes. Son una especie de glamping, en el Lago de las Monjas, fuera del entorno urbano de Alcobaça.

Tenga en cuenta que, como se mencionó anteriormente, no hay escasez de ofertas de hotel en Alcobaça; por lo que si estos hoteles no le agrada (o no son viables), puede buscar alternativas utilizando el enlace abajo.

Buscar hoteles en Alcobaça

el Seguro IATI tiene un excelente seguro de viaje, que cubre COVID-19, no tiene límite de edad y permite un seguro de viaje múltiple (incluyendo viajes de larga duración) a cualquier destino en el mundo. Para mí, actualmente son el mejor y más completo seguro de viaje en el mercado – son, además, el seguro que utilizo en mis viajes. Realice una simulación en el siguiente enlace.

Seguro en IATI (con 5% de descuento)

Booking.com

Artículo publicado en www.almadeviajante.com

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Esta página web hace uso de enlaces de afiliado. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar